Los métodos más habituales para la aplicación de pinturas en construcción.
A rodillo:
• Válido para todo tipo de revestimientos, imprimaciones, etc.
• Permite diversos tipos de acabado: lisos, con rodillo de lana, o texturas (relieves) con rodillo de espuma.

A la llana:
• Válida para revestimientos de viscosidad alta, pastas para picar, rugosos, etc.

A pistola:
• Aquella que se realiza mediante una pistola de proyección.
• Requiere baja viscosidad.
• Gran experiencia del personal para evitar que se produzcan descuelges, superficies no homogéneas,…
• Válida para todo tipo de revestimientos plásticos.
• Permite diversos tipo de acabado: liso, gotelé, etc.